domingo, 10 de julio de 2016

¡Tengo el derecho divino para entrar a misa!

Una exuberante rubia, de cuerpo escultural, enfundada en un sexy y escotado vestido blanco, que dejaba ver todas sus bondades mas mundanas, y ajustado a su cuerpo, como si de un guante se tratase. Decide entrar a misa, en la iglesia de su localidad natal.
Al pasar el umbral de la puerta de la iglesia, la detiene el cura encargado de dar la misa y le dice:
- Hija, no puedes entrar con ese escote tan amplio y vistoso, a escuchar misa en la casa del señor.

¡Tengo el derecho divino para entrar a misa!

Ella se indigna un poco y contesta:
- Pero, padre… ¡Tengo el derecho divino para entrar a misa!

¡Tengo el derecho divino para entrar a misa!
Y el señor cura le contesta:
- Y el izquierdo para darle un mamazo hija, pero así… ¡No puedes entrar!

¡Tengo el derecho divino para entrar a misa!
¡Tengo el derecho divino para entrar a misa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.
HLR